http://www.patrimonio-mundial.com - patrimonioespana@yahoo.es

ARTE RUPESTRE DE LA CUENCA MEDITERRANEA EN LA PENINSULA IBERICA

NOTICIAS



ARTICULO DE JOSE APARICIO PEREZ (Jefe de Arqueología de la Diputación de Valencia) publicado en Las Provincias.es (21 de agosto de 2009)

EL ARTE RUPESTRE LEVANTINO, EN PELIGRO


El Arte Rupestre Prehistórico, todo, se encuentra en peligro y por varios motivos. Algunos, los más extensos aunque los menos agresivos a corto plazo, proceden de la acción directa del medio sobre pinturas y soportes; otros, los más agresivos a corto plazo, proceden de la acción directa sobre ellos de los seres vivos, humanos o animales.

El medio, salvo casos extremos, no es excesivamente agresivo aunque, a largo plazo ejerce acción negativa sobre pinturas, grabados y soportes.

La desagregación y disgregación de la roca que le sirve de soporte en cuevas y abrigos, puede ser lo más directamente agresivo, toda vez que su caída supone con total seguridad su pérdida irremediable. La vigilancia periódica es, pues, necesaria y, en caso de que aparezca, se debe consolidar el soporte para evitar la caída.

La acción directa del agua también se debe evitar tanto por el lavado que produce como por la precipitación, del carbonato cálcico que lleva en disolución, sobre las pinturas hasta ocultarlas por completo. En cambio, la ligera capa calcítica que suele cubrir a todas las existentes les sirve de protección contra lavados y acciones mecánicas animales o humanas. Eliminarla es un grave riesgo.

La acción directa del sol tampoco favorece su conservación y la mayor parte de ellas sufren insolación diaria anual o, por lo menos, estacional; la dilatación por el calor excesivo y la contracción consecuente conmueve la estabilidad del soporte y de la propia pintura.

También hay agentes vegetales que actúan sobre ellas, hongos y líquenes microscópicos en su mayor parte y en menor hierbajos de superior porte. Su eliminación no debe ofrecer problemas si se realiza con el adecuado cuidado.

Los más agresivos, como hemos indicado, son los procedentes del Reino Animal. La cabras, bien salvajes bien domésticas, utilizan los abrigos bajo roca, donde se encuentran pinturas y grabados, como apriscos o sesteros y, su necesidad de rascarse para eliminar parásitos, erosiona las pinturas hasta hacerlas desaparecer.

Vallados antiguos en el Parque Cultural de la Valltorta son insuficientes y las cabras entran en su interior actuando sobre las pinturas. La Conselleria de Cultura no soluciona el problema vergonzosamente.

Pudiera parecer que todo lo expuesto es lo único, por suficiente además, para considerar extremo el peligro que acecha a estas obras insuperables del arte elaborado por la Humanidad durante todos los tiempos, pero no, todavía están expuestas a un peligro todavía mayor, la acción humana que, si bien dirigida y organizada es la única que las puede proteger y salvar, también es la más letal cuando se realiza con intención crematística o personalista o por afán de notoriedad.

Entre las primeras se encuentran las que realizan los que las han arrancado con intención de venderlas a los coleccionistas particulares o museos poco escrupulosos, recordemos las de Benirrama extraídas con maquinaria adecuada capaz de cortar la roca y que desaparecieron sin dejar rastro hasta la actualidad. También nos viene a la memoria los que hace dos años embadurnaron con pintura moderna, en Palma de Gandía, la Cova de la Clau, en esta ocasión por necedad, frivolidad e ignorancia.

En los últimos años las agresiones han procedido de supuestos especialistas, así se consideran ellos mismos, que con apoyos administrativos y políticos, han ensayado con ellas con la pretensión de hacerlas más visibles. Su engreimiento enfermizo les ha hecho ignorar conscientemente o despreciar las reiteradas advertencias de la Comunidad Científica de que habiendo fracasado por contraproducentes todos los intentos de restaurarlas, avivar los colores o devolverlas a su estado original, se recomendaba no actuar sobre ellas salvo con protección pasiva o activa que impidiera la acción directa sobre las mismas de los elementos atmosféricos y de los seres vivos.

Predica Antón, pensaron y allá han ido ellos con sus sistemas revolucionarios. Durante algún tiempo, las pinturas tratadas con estos procedimientos, mostraron mayor viveza pero, la evolución del soporte, de los aglutinantes y de los propios productos empleados no lo hizo según lo esperado y la degradación es evidente ahora y progresiva.

Buena parte de la Comunidad Científica especialista, en esta materia, reunida recientemente en el Museo y Parque Cultural de la Valltorta, ha tenido oportunidad de observar los efectos de estos arriesgados tratamientos sobre pinturas de los yacimientos del Parque y, debidamente asesorados por técnicos en la materia, han podido conocer las causas de la degradación que se está produciendo, lamentando estas arriesgadas e inconvenientes actuaciones, recomendando que no se vuelvan a producir.

Es evidente que la responsabilidad última recae sobre la Dirección General del Patrimonio Cultural y, también sobre la Conselleria de Cultura, de donde salió la autorización para estas actuaciones, por lo que es conveniente que tomen buena nota ya que, si la degradación continuara y sus consecuencias fueran catastróficas, alguna responsabilidad se les podría exigir. La pelota está en su tejado porque las competencias en esta materia están en sus despachos. ¿Abrirán una investigación al respecto? Ya vorem.


Fuente: Las Provincias.es


Ultima actualización: 5 de septiembre de 2009


http://www.patrimonio-mundial.com
patrimonioespana@yahoo.es